Inicio Aguas Abiertas La importancia de un buen calentamiento para evitar lesiones

La importancia de un buen calentamiento para evitar lesiones

225
0
Compartir

estiramiento_en_agua_2No importa la intensidad de la actividad que vayas a realizar, asegurate que el calentamiento forme parte de tu rutina de entrenamiento.

Un buen calentamiento debería durar entre 5 y 20 minutos, en condiciones de frio incluso más.

La mayoría de nosotros, nos despertamos, bostezamos, nos estiramos y empezamos la jornada con calma para gradualmente empezar a movernos con más rapidez. Pues el ejercicio debería ser algo muy parecido.

El calentamiento literalmente calienta nuestro cuerpo para la actividad que vamos a realizar. Esta actividad puede ser desde una caminata por el monte, correr un maratón o cruzar a nado el Canal de la Mancha. NO importa la intensidad del ejercicio, siempre debemos tener en cuenta el calentamiento en nuestra rutina de entrenamiento.

El calentamiento antes del ejercicio nos va a aportar muchos beneficios:

1.- Nos ayudará a soltar los músculos para no sentirlos rígidos ni tensos.

2.- Aumentará nuestro ritmo cardíaco, preparando nuestro cuerpo para la actividad que vayamos a realizar.

3.- Aumentará la velocidad de los impulsos nerviosos, lo que mejorará nuestros reflejos y enviará sangre oxigenada a los músculos.

4.- Aumentará la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, reduciendo el riesgo de lesiones, especialmente en los tejidos conectivos, tales como los tendones.

estiramiento_en_agua

Los estiramientos deben formar parte esencial de la rutina de calentamiento. Al estirar el músculo, debemos llegar hasta donde sintamos una leve molestia. Si nos llegara a doler es porque estamos estirando demasiado esa zona y deberemos reducir la tensión.

Ten presente que debes respirar durante los estiramientos y no aguantar la respiración, ya que frenarías la llegada de oxigeno a los tejidos musculares.

Debemos mantener cada estiramiento entre unos 10 y 30 segundos sin rebotes. Recuerda estirar grupos musculares opuestos, uno tras otro. Es decir, si estiramos el cuádriceps después deberemos estirar la parte opuesta, los isquiotibiales.

Fuente: dailynews.openwaterswimming.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here