Inicio Aguas Abiertas Nadar en aguas frías y adiós al dolor

Nadar en aguas frías y adiós al dolor

Los autores del informe advierten que la natación en aguas frías no es para todos y que conlleva un riesgo significativo de hipotermia y una respuesta de choque frío que puede afectar los músculos.

2233
0
Compartir

A pesar de lo mucho que odiamos la idea de ponernos bajo una ducha fría después de un entrenamiento, o al levantarnos una mañana gris antes de ir al trabajo, a todos nos lo han recomendado porque aporta beneficios reales para la salud.

Mejora la circulación sanguínea, ayuda a aliviar la presión de zonas entumecidas e inflamadas, mantiene la piel y el cabello saludables y aumenta las defensas parece que la parte positiva de una duchita de agua fría casi parece merecer la pena.

Sin embargo, pocos sabíamos que una inmersión en agua fría al aire libre podría ofrecer una alternativa a los analgésicos potentes y la fisioterapia para remitir el dolor intenso.

La revista BMJ Case Reports revela que un hombre de 28 años que sufría de dolor postoperatorio, descubrió que había desaparecido por completo después de nadar en aguas abiertas frías.

El hombre, un entusiasta triatleta, se sometió a una operación en el tórax que terminó cortando algunos nervios dentro de su pecho.

La cirugía fue bien pero después sufría dolores muy intensos y persistentes que le causaba gran angustia y desesperación.

Desafortunadamente para el deportista, los tratamientos convencionales no mitigaron su dolor como él esperaba, y además, el ejercicio y el movimiento basados en la fisioterapia lo empeoraron.

Para dejar de pensar en el dolor, decidió darse un chapuzón y nadó durante aproximadamente un minuto antes de llegar a un lugar cómodo para salir de forma segura a tierra firme.

“Una vez en el agua, la sensación fue que por primera vez en meses, me olvidé por completo del dolor o el miedo a los fuertes dolores en el pecho si me movía”.

“Cuando salí del agua, me di cuenta de que el dolor se había ido. No podía creerlo”

Es bien sabido que los baños de agua fría ayudan a aliviar las lesiones en la medicina deportiva, pero los médicos no pueden todavía entender por qué la natación en aguas frías mitigó el dolor de este hombre.

Sin embargo, aunque aún se requieren pruebas y una investigación exhaustiva, unos largos de natación en aguas abiertas fresquitas podría ser una alternativa adecuada a los analgésicos.

Pero, por favor, si no estás acostumbrado a nadar en aguas frías, recuerda:

1. Usa un traje de neopreno para algo más que un chapuzón rápido.
2. No saltes directamente al agua fría, entra lentamente.
3. Nada cerca de la orilla, es más fácil salir si hay problemas.
4. Ten a mano ropa de abrigo para ponerte después, incluso en verano sentirás frío cuando salgas.
5. Ten especial cuidado en los embalses, que son más profundos y fríos que los lagos, ríos o la orilla del mar.

Y si sientes temblores y tus dientes parecen unas castañuelas, cuidado, son los primeros síntomas de la hipotermia. Sal rápidamente del agua y trata de entrar en calor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here