Qué es la inteligencia emocional y cómo ayuda en la carrera del...

Qué es la inteligencia emocional y cómo ayuda en la carrera del nadador

Compartir

El nadador está hecho de una ‘pasta diferente’. Que el agua sea el medio en el que más tiempo pases y no el que te corresponde por naturaleza debe hacerte, inevitablemente, más fuerte. Un nadador profesional ha sacrificado muchas cosas para llegar donde está y, por ello, el entrenamiento psicológico será una parte imprescindible de su preparación.

En este sentido, la inteligencia emocional se presenta como un arma indiscutible para ayudar al fortalecimiento psicológico de cualquier deportista. Los nadadores pueden apoyarse en ella para entender las emociones por las que van pasando en el entrenamiento y la competición, y así, aprender a hacerles frente para que no les gasten una mala pasada.

La inteligencia emocional debe incorporarse al entrenamiento del nadador y, para ello, es necesario saber de qué se trata y de cuáles son sus características.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad que el ser humano tiene de entender y gestionar sus emociones. Esto significa la capacidad de poder comprender nuestros sentimientos, saberlos llamar por su nombre y poderlos controlar. La inteligencia emocional, además, nos ayuda en nuestra relación con los otros, desarrollando la empatía y no despertando sentimientos negativos como la ira o la frustración.

La facilidad de entender nuestras emociones y saber lo que sentimos, así como gestionar las emociones negativas y poder hacernos fuertes creciendo ante ellas, es parte imprescindible de la inteligencia emocional.

Características de la inteligencia emocional

Las características de la inteligencia emocional y, por lo tanto, las cualidades que debe tener todo deportista que posea este tipo de inteligencia son las siguientes:

– La capacidad de percibir nuestras emociones y las de los demás. Una correcta percepción de lo que está sucediendo nos dará mayores herramientas para desenvolvernos con eficacia en una determinada situación. El jugador de póker Matthias Brandner lo tiene claro: en su artículo “Psicología y poker: la percepción y su influencia en el control de tu juego”, explica cómo la percepción correcta de nosotros, de los demás o de la competición, puede ser determinante para alcanzar el éxito. Cuando un nadador está dentro de la piscina, es determinante para ganar la carrera la forma en la que percibe lo que va sucediendo en la carrera. Una correcta percepción nos ayudará a apartar los sentimientos negativos innecesarios que, únicamente, nos desconcentran.

– Tener empatía y comprender las emociones que percibimos tanto en nosotros como en los demás es imprescindible para poder sobrevivir en nuestro día a día y, también, en el deporte. La empatía es una cualidad indispensable para el buen entrenador. Un entrenador con empatía formará  a nadadores seguros y fuertes psicológicamente, lo que les ayudará a  identificar correctamente sus sentimientos, fortaleciéndose para competir y preparándose para ser buenos entrenadores en un futuro.

– La capacidad de controlar las percepciones y emociones que se han percibido con anterioridad. En este punto, hay muchas teorías sobre el control de las emociones en un deportista, desde una actitud ‘sin emociones’ a la hora de competir, a otra canalizada que filtra los estados emocionales para poder sacarles el mayor partido. Las emociones son parte importante de nuestra evolución como especie y la inteligencia emocional aboga por controlarlas y obtener beneficio.

carina 2Inteligencia emocional en la natación

La natación, por sus características y por las altas exigencias que derivan del entrenamiento de este deporte en su más alto nivel, puede conllevar la aparición en el nadador de aspectos psicológicos que disminuyan su capacidad de rendimiento, como la falta de motivación o la confianza, la ansiedad o la falta de autocontrol emocional.

La inteligencia emocional es el apoyo que los nadadores pueden encontrar para seguir progresando, eliminando de su camino todo obstáculo causado por las altas exigencias de este deporte. La inteligencia emocional ayuda al nadador a identificar sus emociones y a fortalecer el concepto que tiene de sí mismo. De esta forma, aprenderá a anticiparse a las posibles consecuencias que tienen sus emociones, tanto positivas como negativas, ya sea alcanzar la victoria o lesionarse por no estar atento a causa de sentimientos negativos.

Tal como señala el estudio “Inteligencia emocional y práctica deportiva: un estudio entre nadadores y sujetos sedentarios”, la inteligencia emocional y las habilidades psicológicas están ligadas en la competición, quedando registrado que un deportista con mayor inteligencia emocional mostró emociones más agradables ante ciclos de entrenamiento duros.

Una mayor inteligencia emocional aumenta la capacidad del nadador de autorregularse y, por lo tanto, de hacer frente de manera eficaz a las diferentes situaciones de ansiedad y estrés que pueden presentarse en la competición, preparándose así, para alcanzar mayores éxitos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta