Inicio Aguas Abiertas Tu primera travesía a nado, consejos para que sea todo un éxito

Tu primera travesía a nado, consejos para que sea todo un éxito

970
0
Compartir

Ya te has inscrito en tu primera travesía a nado o estás pensando en hacerlo muy pronto, ¡felicidades! Vas a descubrir un mundo nuevo fascinante y desafiante. ¡A por todas!

Te damos algunos consejos para que te sientas seguro y confiado a la hora de afrontar tu primer evento en aguas abiertas y prepares la prueba para que sea todo un éxito.

Nada en aguas abiertas, al menos una vez antes de la prueba.

Parece una tontería, pero muchos entrenan diariamente en la piscina sin ni siquiera probar las sensaciones que transmite la natación en aguas abiertas.

¿Cómo reaccionará tu cuerpo al agua fría? ¿Cómo debe adaptarse tu respiración? ¿Qué sensaciones vas a tener?

Para sentirte más confiado y seguro en la línea de salida, es importante haber experimentado la natación en aguas abiertas antes de la prueba.

La familiaridad con este entorno desconocido y desafiante ayudará a limitar el pánico potencial de las nuevas experiencias.

Idealmente, lo que deberías hacer es replicar las condiciones que nos vamos a encontrar el día de la prueba.
Recuerda, ¡Nadar en aguas abiertas es una experiencia completamente nueva!

Trucos rápidos para replicar el entrenamiento en aguas abiertas en la piscina.

Para la mayoría de los nadadores principiantes y no tan principiantes, la piscina es donde tiene lugar la mayor parte del entrenamiento de natación.

Es un entrenamiento en un entorno medido y controlado, y que se encuentra a millones de años luz de lo que realmente es la natación en aguas abiertas. Pero esto no quiere decir que no puedas hacer ejercicios para ayudar a simular aspectos de lo que será la experiencia de la travesía a nado en aguas abiertas.

Simular nadar sin descansos

Durante la prueba de natación en aguas abiertas a la que te vas a enfrentar, no tendrás el lujo de poder descansar agarrándote a la pared o a las cuerdas que separan los carriles.

No hay muros para empujar e impulsarte o simplemente para tomarte un respiro momentáneo. Para conseguir replicar el esfuerzo de nadar durante más tiempo en la piscina sin tomarnos estos descansitos, prueba este simple ejercicio:
Comienza a nadar continuamente, sin pararte ni tocar las paredes de la piscina en cada extremo. Haz el giro sin contacto al acercarte a la pared. Si el espacio en la piscina te lo permite, haz un círculo al llegar al extremo de la piscina y nada hasta el otro extremo dentro de ese mismo carril.

Nada la misma distancia en piscina a la que te vas a enfrentar en aguas abiertas

Te aconsejamos que nades continuamente y sin descansos la distancia a la que te vas a enfrentar en la travesía a nado. Al menos una vez, ya que te aportará la seguridad y la confianza necesaria para afrontar tu reto sabiendo que ya lo has hecho antes, aunque sea en un entorno más seguro y controlado.

Conoce el lugar donde vas a realizar la prueba

Lo ideal sería poder darte un baño y hacer unos largos antes de la prueba para reconocer el entorno, lo que hay debajo, la visibilidad, como es la entrada y la salida del agua. Mucho mejor si puedes llegar el día antes y con tranquilidad hacer la primera prueba de contacto en las aguas donde se va llevar a cabo la travesía a nado.

Si no es posible llegar el día anterior a la prueba, por lo menos debemos llegar unas horas antes y hacer un pre calentamiento en esas mismas aguas y condiciones a las que nos vamos a enfrentar.

Debes observar y estudiar el trazado de la prueba y fijarte si hay puntos de referencia grandes y fijos como pilones, edificios altos, árboles, cualquier punto que te sirva para seguir una trazada recta y no hacer más metros de los estrictamente necesarios, ahorraremos energía y bajaremos nuestro tiempo total.

Nada con tu traje de neopreno y practica con él

Es aconsejable que si vas a utilizar traje en neopreno en la prueba, antes te lo hayas probado y practicado con él. La flotabilidad adicional que aporta puede cambiar un poco tu brazada, así que familiarízate con la sensación que esto pueda tener.

Nada aunque sean unos largos en la piscina si el traje es nuevo. Si, parecerás un bicho raro, pero todos lo hemos hecho y te aseguro que te ayudará para saber si realmente es tu traje o no lo es.

El día de la prueba, usa lubricación para evitar que el traje te produzca rozaduras debido al constante y repetitivo movimiento.

Otro consejo es que debes mojar tu traje antes de ponerte en la línea de salida. Elimina el exceso de agua y expulsa el aire, crea un efecto de empaquetado al vacío, abrazando tu cuerpo para un mejor ajuste. Simplemente sumérgete y deja que tu traje se llene de agua, luego vuelve a tierra, exprime el exceso y asegura tu traje en la posición más cómoda.

No salgas desde las primeras posiciones

Si es tu primera travesía te aconsejamos que salgas en la parte trasera del grupo de nadadores. Aunque seas rapidísimo y estés como un toro, tómatelo con calma y una vez en el agua y con las sensaciones controladas, ves adelantando y ganando posiciones. Te ahorraras muchos golpes y codazos y podrás adaptarte al nuevo entorno de manera progresiva y sin sobresaltos.

La visualización, el arma secreta para superar tu primer contacto con la natación en aguas abiertas.

Sigue los consejos de este otro artículo para beneficiarte de la visualización ya que te ayudarán enormemente. Será como si hubieras estado nadando en aguas abiertas toda tu vida.

Ver el artículo sobre visualización.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here